La leyenda viviente de la gran escena techno alemana estará finalmente de vuelta en la capital antioqueña para la cuarta edición de Ritvales. Tras once largos años desde su primer visita a Medellín, Breakfast Club Colombia se honra en presentar al ícono del movimiento cultural que enmarcó el espíritu de la generación de jóvenes que estaba por presenciar la caída del muro de Berlín .

Al hablar de música electrónica, especialmente del techno, es inexorable referirse a SVEN VÄTH. Este prodigio de la escuela de Frankfurt es uno de los ingredientes inamovibles para entender el surgimiento del fenómeno musical que se tomó las principales ciudades germanas desde inicios de la década del ochenta.

Väth siempre dispondrá lo mejor de
su personalidad a servicio del público;
uno donde “todos son V.I.P”

Su pasión sólo es equiparable con lo que su trabajo representa para la evolución de este género no sólo en Europa sino en el resto del mundo. Su propio sello Cocoon es un estandarte indiscutido entre las casas disqueras alrededor del globo: a ella pertenecen artistas como Loco Dice, Adam Beyer, Roman Flügel y Ricardo Villalobos. Además, la residencia que emprendería desde 1999 en el club Amnesia de Ibiza es hoy por hoy una de las más apetecidas fiestas a nivel internacional.

Su carrera inició en 1981, en el club Omen de Frankfur en medio de toda una revolución cultural y una emancipación ideológica por parte de quienes querían dejar atrás el estigma de la censura política y la discriminación sexual. No sólo se traba de ofrecer y asistir a fiestas, se trataba de cambiar el curso de la sociedad a través de espacios de convivencia tolerantes edificados alrededor de un bien común e inmaterial: la música. Allí Sven presentaba su naciente colección de vinilos, costumbre que permanece hasta el día de hoy; impulsado por una ambición incluyente que irremediablemente terminaría convirtiéndose en su marca Cocoon, la cual ha sido responsable de la evolución y consolidación de la electrónica en toda Europa.

La historia detrás de la fiesta insignia del sello en la isla española desafió todos los pronósticos. Cuando Él y Hawtin arribaron a Ibiza buscando un espacio para su residencia, el único espacio disponible se encontraba en el club Amensia los lunes por la noche. A pesar de no ser un día convencional para los ravers, terminaría convirtiéndose dieciséis años después en una de las fiestas más tradicionales durante el verano en todo el Meditarráneo; imponiendo estándares de producción, experiencia y principios artísticos, un fenómeno que atrae hasta 8 mil visitantes por temporada con el propio Sven al frente de la curaduría. Como si fuese poco, su agencia Flash Artist Booking se extiende en una red de artistas por los cinco continentes y más de treinta países.

En octubre de 2014 celebró su natalicio número 50 en la ciudad de Mannheim con una épica presentación ante 120mil personas que se reunieron para rendirle tributo. Un año después fue nombrado por la ciudad de Frankfurt como ciudadano honorario con la distinguida Goethe-Plakette por su contribución cultural a la comunidad local, una que trascendió de la vida nocturna para convertirse en baluarte de la identidad alemana.

Un atrevido visionario, instigador e innovador. A pesar de su enorme legado, Sven siempre pertenecerá a los amantes de la pista de baile, sin importar cuántas presentaciones pueda brindar en su solicitada agenda (que puede incluír hasta 120 shows al año), Väth siempre dispondrá lo mejor de su personalidad a servicio del público; uno donde “todos son V.I.P”. Tras 35 años de trayectoria, se le considera como el Dj más carismático de su generación. Su legado continúa tan vigente y relevante como nunca, llevando el profesionalismo a otro nivel.